miércoles, 15 de febrero de 2012

Nueve años más, nueve años menos.

Publicado por Mimi Cano en 14:24
Reacciones: 
Una vez pregunté por el origen de su nombre y me dijo que su madre lo había elegido para que nunca envejeciera.
Funcionó perfectamente, Melissa se tira en la cama y comienza a sonreír llamando mi atención. Me siento a su lado y aprovecha para hacerme cosquillas y soplar en mi panza provocando un ruido embarazoso. La habitación se llena de alegría, de gritos y de risas estruendosas. Luego se encarama sobre mi y comienza a temblar y mover los pies para provocar que mi cuerpo se hunda en las sábanas. Damos vueltas hasta terminar sobre el suelo y levantarnos para seguir, le gusta dar saltitos en un solo pie, porque cuando la miro hago caras chistosas y la grabo con el celular. 
Eres una nena, le digo... Ella lo refuta con un No bastante mimado y se prende de mi cuello hasta casi tumbarme, cojo su cara con las dos manos y la miro fijamente. Eres MI nena, le digo, y esta vez solo hace un par de soniditos dulces y me abraza... 

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Destilaletras Copyright © 2012 Design by Antonia Sundrani Vinte e poucos